A pesar de que conceptualmente el modelo de formación maestro-aprendiz se ha venido desarrollando en España desde la Edad Media a través de los Gremios, no fue hasta el año 2.012 hasta que a través del RD 1529/2012 se normalizó reglamentariamente este modelo educativo.

La FP Dual se define como “el conjunto de las acciones e iniciativas formativas, mixtas de empleo y formación, que tienen por objeto la cualificación profesional de los trabajadores en un régimen de alternancia de actividad laboral en una empresa con la actividad formativa recibida en el marco del sistema de formación profesional para el empleo o del sistema educativo.”

Este Real Decreto desarrollaba por tanto dos realidades, una la correspondiente al ámbito educativo: ciclos de FP (Grado Superior, Medio y Enseñanza Básica), y otra la correspondiente al ámbito laboral (certificados de profesionalidad, programas formativos y contrato de formación y aprendizaje).

Abordaremos a continuación una valoración de la FP dual en el ámbito educativo:

Para que se pueda considerar FP Dual, al menos el 33 % de las horas se han de llevar a cabo con participación directa de la empresa, y eso es lo que aporta el concepto clave y novedoso de: “empresa formadora”.

Desde la publicación del RD 1529/2012, cada Comunidad Autónoma, en virtud de sus competencias en materia educativa, ha desarrollado su propio modelo de Formación Dual. Esto ha dado lugar a la coexistencia de modelos distintos en España, con mayor recorrido y éxito e unas comunidades que en otras.

En el caso de la FP Dual del ámbito educativo destacan por su grado de implantación las comunidades de Madrid, Cataluña o Andalucía, a la vez que otras como el País Vasco lo hacen por la adaptación del modelo a las necesidades de las empresas y su reconocimiento generalizado.

En el curso 2017-2018 el alcance de la FP dual se cifra en 23.919 alumnos/as, 9.916 empresas y 894 centros educativos.

Estas cifras teniendo en cuenta que la implantación de la modalidad comienza en 2.013, nos hace ser muy positivos sobre la evolución que este modelo de aprendizaje ha alcanzado en España.

Analizadas las cifras globales de la FP dual, incidimos a continuación sobre algunas de sus características e intentaremos puntualizar algunas ideas preconcebidas:

La FP Dual aumenta la inserción laboral no sólo en las empresas en la que se realiza el periodo de alternancia, sino en empresas similares del mismo sector, lo que contribuye a la profesionalización de sectores productivos y empresas.

La formación dual no es un modelo exclusivo de grandes empresas, ni de empresas sólo del ámbito industrial, sino que es extrapolable a las Pymes y a todos los sectores productivos.

La formación dual es una modalidad formativa de éxito que triunfa desde hace décadas en muchos países de nuestro entorno y que claramente: ha venido para quedarse.

Por todo esto es por lo que las empresas, los centros educativos, las Administraciones Publicas, y las instituciones vienen apostando firmemente en el impulso del modelo.

Y por esto DualCon ha nacido también con el objetivo de ayudar a nuestros clientes a desarrollar proyectos de éxito en el marco de la formación profesional dual en España.